Una base llena de innovación

Si el profesional desea potenciar sus habilidades para hacer negocios necesita de postgrados que destaquen por sus contenidos en innovación. Por eso es importante identificar programas en el que prevalezca el enfoque disruptivo.

Ser innovador significa buscar soluciones novedosas a situaciones comunes, es decir, generar valor agregado al negocio, identificando oportunidades en los problemas de siempre.

Desde que se creó ISIL la innovación forma parte de su ADN y es ese espíritu el que les permite adelantarse a las tendencias, desarrollando carreras con alto nivel de profesionalismo.

“La propuesta de la institución implica abordar la innovación promoviendo el pensamiento disruptivo, instaurado como eje transversal en nuestras carreras”, asegura José Miguel Marchena, gerente de Innovación y Desarrollo de ISIL.

Pero en la institución no solo se aplica la innovación en la formación de pregrado, sus programas de postgrado -como los diplomados- son formatos de especialización relativamente cortos y que se enfocan en un ámbito profesional específico.

Sobre esta base, explica Marchena, son diversos los factores que hacen de un diplomado un programa efectivo, y la innovación resulta ser, sin dudas, un componente esencial.

“Hay una dinámica vertiginosa en el mundo de hoy como para que los programas de capacitación permanezcan intactos. La transformación de la que tanto se habla tiene un impacto directo en la educación y en ISIL lo entendemos así”, señala el vocero.

En ISIL, es el área de Innovación y Desarrollo la que, precisamente, se encarga de estar atenta a nuevas tendencias locales e internacionales, así como a las necesidades del mercado laboral, a fin de asignarle a sus programas toda esa innovación de manera pertinente y oportuna.

Aprender a hacer

Las carreras en ISIL -que giran bajo el lema de “Aprende Haciendo”- se apoyan en un aprendizaje basado en proyectos, con trabajo colaborativo en el que se integren estudiantes de distintas especialidades, que son expuestos a situaciones y desafíos reales, con los obstáculos que el mundo profesional real propone.

Para Marchena eso le permite al estudiante recurrir de manera natural a la innovación, propiciando un entorno que fomenta la creatividad.

“Este espíritu innovador nos llevó a desarrollar nuestra propia metodología para identificar nuevas carreras y actualizar y potenciar las mallas curriculares de las diferentes especialidades”, dice el experto, cuya área investiga permanentemente las diferentes tendencias que se producen en el mundo de la educación a nivel global.

“Si bien estamos escuchando lo que necesitan las empresas de forma permanente, para definir cuáles son las habilidades que deben tener los egresados al salir de ISIL, estamos también perfeccionando las carreras que ya tenemos, porque no podemos seguir enseñando una misma profesión como hace 10 años”, finaliza el representante de ISIL.

Si deseas saber más sobre esta institución puedes ingresar aquí.

Categorías: Innovación

Etiquetas: ,,

Deja un comentario

Tu email no será publicado.